Mendoza previene el grooming por las redes sociales

PROVINCIAL 19 de marzo de 2021
Cómo funciona, cómo denunciar y qué hacer desde casa.
9567b625d7584433999daf55d398f1c4-1100x733

Todo está en internet. Ubicaciones geográficas, contactos, datos personales, credenciales, transacciones económicas, datos privados y buena parte de la vida cotidiana sucede en relación con una gran nube de datos y perfiles de comportamiento, que deja a usuarios expuestos ante delincuentes cibernéticos. En síntesis: cuanto más conectados estamos, mayor es la exposición.

Mendoza impulsa campañas de prevención del delito de acoso sexual cibernético, que registra un aumento de 30% en contexto de pandemia, según indica un informe de la ONG Grooming Argentina.

En sintonía con esta organización, el Gobierno despliega acciones a  través de distintas áreas, todas enmarcadas en el acuerdo y compromiso firmado por el Gobernador Suarez a fines del año pasado. Hoy, la Dirección Provincial de Juventudes, junto con la Coordinación Provincial de Promoción de Derechos de niñas, niños y adolescentes, promueve toma la toma de conciencia y el autocuidado.

Desde hace unas semanas se produce un hito local sobre esta iniciativa global, que permite capacitación y reflexión en ámbitos escolares, deportivos, entre otros espacios. Bajo el lema “una internet mejor comienza contigo: más [email protected], más [email protected]”, fueron desplegadas una serie de acciones presenciales y virtuales.

La campaña “Paremos el grooming”, que se extenderá todo el año, abarca capacitaciones, posteos con información a través de las redes sociales del organismo de juventudes como su perfil de Instagram y talleres de prevención durante el tercer tiempo de eventos deportivos con adolescentes y jóvenes. También se promueve la línea telefónica 137, un canal de comunicación directo ante una situación concreta o sospecha de grooming.

Usando las redes en forma beneficiosa, la campaña hace foco en explicar cómo se produce este delito y  en la necesidad de conocerlo para poder prevenirlo, así como los medios para realizar denuncias. Otro punto que toma trascendencia es el aumento de los casos sucedidos durante la cuarentena, debido a la hiperconectividad y la exposición para concientizar sobre la magnitud de la problemática.

El tercer tiempo de un partido de hockey mixto resultó ser un buen momento para profundizar sobre este ciberdelito. En el Polideportivo N° 4 Juan Filippini, de Godoy Cruz, los jóvenes recibieron información y capacitación sobre cómo denunciar. El énfasis fue puesto en la prevención para realizar un manejo más seguro de sus redes.

En la misma sintonía, otro momento presencial en esta campaña se produjo en un amistoso que tuvo como escenario el Club Coquimbito Peñaflor de Maipú, donde también participaron miembros de Grooming Argentina.

Contexto

-Tres de cada 10 niños se reúnen con un desconocido. Según Grooming Argentina, en nuestro país un niño accede a los 9 años a su primer teléfono propio. Y en el país 6 de cada 10 niños habla con un desconocido por internet, 3 de 10 se reúne en la calle con un desconocido a través de una cita virtual.

-Mendoza decide la lucha contra el grooming. En noviembre, el Gobernador Rodolfo Suarez y el director general de Escuelas, José Thomas, firmaron un convenio con la institución Grooming Argentina para aunar esfuerzos y detener este delito en la provincia, además de propiciar el desarrollo humano integral, proteger y promover los derechos de niños, niñas y adolescentes y el desarrollo local.

Qué es y cómo funciona

Se trata de una acción deliberada por parte de un adulto que procura acosar sexualmente a un niño, niña o joven mediante el uso de tecnologías de la información y comunicación.

La Ley 26904 lo categoriza como delito. El artículo 131 prevé: “Será penado con prisión de seis meses a cuatro años el que, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma”.

Estos adultos suelen generar un perfil falso en una red social, sala de chat, foro u otros soportes, en donde se presentan como un chico o una chica, y entablan una relación de amistad y confianza con el niño o niña que quieren acosar.

Se pueden delimitar tres momentos:

 . Contacto y acercamiento: el acosador se vale de herramientas para mentir sobre su edad: muestra fotos o videos modificados. Este acercamiento sirve para conocer gustos, costumbres y rutinas de los/as chicos/as.

 . Se busca ganar confianza. Para lograr el objetivo, se apunta a generar confesiones íntimas y privadas que pueden tomar más o menos tiempo. Intenta que el chico o la chica le envíe alguna foto o video con contenido erótico.

 . Ciberacoso: el material entregado por el chico/a se vuelve luego objeto de chantaje. Este adulto obtiene material virtual de los niños, niñas y jóvenes  (fotos, videos, etc.) con contenido sexual o erótico, para luego extorsionarlo con publicar ese material si no accede a un encuentro personal.

Desde las escuelas se promueven actividades y talleres para el autocuidado y la protección de la intimidad. Cada una de estas sugerencias puede articularse con distintos contenidos y espacios curriculares, que pueden encontrarse en http://www.mendoza.edu.ar/que-es-el-grooming/.

Qué podemos hacer desde la casa

 . Además estar informados sobre el tema, conviene tener presencia en las redes que manejan los niños, niñas o jóvenes.

 . Desarrollar competencias relacionadas con el uso responsable de las TIC.

 . Indagar sobre políticas de privacidad y reglas de los sitios que usan los niños y niñas. Es importante que los adultos y adultas tengan una actitud activa durante el uso de internet por parte de los chicos y chicas.

 . Conocer qué características tienen las páginas que los chicos y las chicas usan.

 . Saber cómo configurar la privacidad.

 . Si bien el cuidado implica conocer y saber los movimientos en línea de los chicos y las chicas, es fundamental confiar en ellos/as.

 . Hablarles sobre lo importante que es no compartir videos, fotos o datos íntimos, logrando una instancia real de diálogo, que no quede en un mero discurso. Además de no usar la cámara web, cuidando su imagen y su hogar. Ayudándoles a reconocer los riesgos del mundo virtual y real, sin caer en la posición de construir la idea de que el mundo es amenazante, sino fortalecer las actitudes de autocuidado.

 . Reflexionar sobre el uso de usuarios y contraseñas que pueden hacer que extraños accedan a nuestra información más privada.

¿Qué hacer si ocurre el delito?

La primera medida que un/a adulto/a debería tomar es charlar con la víctima sin avergonzarla o culparla. Recordemos que la vergüenza del chico/a es el poder que el abusador tiene.

Analizar el tipo de delito que se llegó a cometer. No es lo mismo si hubo un encuentro personal o si no traspasó la web. Estos datos serán importantes al pensar en hacer una denuncia policial. Las redes tienen una manera de denunciar perfiles. Lo primero es hacer la denuncia y no borrar la evidencia. Se puede llamar al 0800 222 1717 línea nacional.

Evaluar si corresponde realizar la denuncia penal. Para guardar las pruebas del acoso es necesario no borrar conversaciones y fotografiar o capturar la pantalla y almacenar esta información en algún dispositivo. Otra buena opción es descargar la fotografía que haya enviado el acosador.

Te puede interesar