Debemos plantear una política de RRHH para los empleados municipales

SAN RAFAEL 03 de diciembre de 2022
Opinión del precandidato a intendente Adrián Reche.
index

La Municipalidad es hoy quizás la pyme más grande que tiene San Rafael pero carece de una política enfocada en los empleados y trabajadores que no tienen incentivos y ni siquiera reglas claras para conseguir mejores condiciones de trabajo. 

Hoy el reclamo de los empleados por conseguir un bono o una mejora salarial es genuino pero los caminos para obtenerlo son muy sinuosos y dependen de la voluntad del intendente que tiene cooptado el gremio y no permite debate alguno. 

Es así que sin una política clara que le permita al empleado proyectarse dentro del Municipio y sin ámbitos para discutir merecimientos por la labor realizada, el trabajador está sometido a la voluntad del intendente de turno. 

En este complejo escenario de inflación, sin un gremio que tenga legítima representatividad y la inexistencia de una política clara en materia de recursos humanos, los trabajadores asisten a incrementos casi inexistentes si se tiene en cuenta el voluminoso ahorro que hizo la Comuna durante esta gestión. 

La carga salarial en el Estado es uno de los items más importantes que tienen los presupuestos y el Municipio no es ajeno a esta realidad. A diferencia con el Estado provincial que debe debatir con los gremios con la amenaza permanente de una medida de fuerza, el Municipio hábilmente le restó voz a los gremios e impuso su voluntad. "El intendente es bueno, nos va a pagar el bono que pedimos", dicen algunos cuando esto tendría que estar atado a una política clara y a una negociación impulsada por el sector sindical. 

Es evidente que todo esto debe cambiar porque los recursos no son propiedad del gobernante de turno sino de los ciudadanos y tener mal pago a sus trabajadores redunda en su rendimiento laboral. 

Proponemos un cambio total en estas conductas con un sistema de merecimientos y de proyección de carrera dentro del Municipio con reglas claras que le permitan al empleado planificar su futuro amén de los vaivenes de la economía. 

No se pueden aceptar dádivas por la generosidad de un intendente cuando estamos en un sistema democrático que acepta líderes pero no señores feudales. En ese sentido la ecuación lógica es el debate de cara a los empleados yno en una sesión a escondidas para evitar su participación. 

Muchas cosas se hicieron bien en esta gestión, otras quedaron en el haber y entre ellas la política de cara a los recursos humanos que tenemos en el Municipio muchas veces vilipendiados por la sociedad.

Te puede interesar