Prestigioso paleontólogo visita Mendoza

PROVINCIAL 10 de junio de 2022
Franco Tortello, paleontólogo de invertebrados del Museo de La Plata, trabajará esta semana en el Museo Juan Cornelio Moyano. Es especialista en trilobites, artrópodos de la era Paleozoica representados en los sedimentos marinos de la precordillera y el Noroeste argentino.
LA7_7413

El material que está investigando Tortello es resultado de la labor de Carlos Rusconi entre las décadas del 40 y 50. Los ejemplares de trilobites estudiados han sido blanqueados con vapores de óxido de magnesio y fotografiados con lentes “macro” e iluminación lateral.

Guillermo Campos, quien coordina el Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas Juan Cornelio Moyano, señaló: “Franco Tortello viene trabajando desde hace 20 años con el Museo Cornelio Moyano sobre una colección muy importante que tenemos de trilobites, un material rescatado por Carlos Rusconi en la década del ´40, ´50 y ´60, mientras fue director del museo. Rusconi fue una figura muy destacada, un naturalista y paleontólogo que se hizo cargo del museo en 1937, mantuvo su dirección durante más de 30 años y, junto con Juan Manuel Tellechea, enriquecieron muchísimo el patrimonio arqueológico y paleontológico del museo. Gracias al material recolectado en ese momento y a los primeros estudios preliminares, hemos podido seguir trabajando en ellos para extraer información a todo este material. Es por eso que siempre tenemos visitas de paleontólogos y geólogos”.

Destacó además: “Rusconi sentó las bases de los primeros estudios científicos que se realizaron sobre los trilobites, que vivieron hace 500 millones de años. Gracias a ese material, se pueden hacer estudios sobre clima, diversidad y especies. Pero lo importante es que todos los naturalistas que pasaron por el museo sentaron las bases para que hoy, con técnicas más avanzadas de investigación, se pueda avanzar un poco más”.

De esta manera, también invitó a todos los profesionales y público en general a consultar, visitar las colecciones que están abiertas, tanto de historia, geología, paleontología y botánica que hay en la institución ubicada en Playas Serranas, extremo sur del Lago del Parque General San Martín.

Por su parte, el paleontólogo, docente e investigador del Conicet y miembro del Museo Nacional de La Plata, Franco Tortello, expresó: “Estoy muy honrado e infinitamente agradecido de que me sigan recibiendo en este hermoso museo y contar con el apoyo de las autoridades del Ministerio de Cultura y Turismo para poder desarrollar mi trabajo. Básicamente consiste en la revisión de la colección de una parte de lo que ha reunido Carlos Rusconi, un naturalista incansable que ha aportado a Mendoza algo increíble para la paleontología como es el hallazgo de numerosas localidades fosilíferas. Trabajando incansablemente sobre estos ejemplares, él mismo lo ha investigado y ha sido muy prolijo en la designación de estos ejemplares tipo, de referencia, que son fundamentales para los trabajos posteriores de los investigadores que vinieron después. Todo ese material prolijamente catalogado y celosamente custodiado por el Museo Moyano no está solamente seguro sino también disponible para todos los investigadores interesados en distintas temáticas paleontología, zoología, botánica, arqueología, antropología y diversos tópicos de las ciencias naturales”.

Asimismo, dijo: “Mi tarea es venir al museo y revisar parte de las colecciones, especialmente en trilobites, que son unos artrópodos extinguidos, un poco es el emblema de los animales del Paleozoico, del período Cámbrico, que es el primer período de esta era, con 500 millones de años de antigüedad. El material del museo es espectacular, muy importante, y amerita su publicación con mayor detalle porque tiene implicancias muy grandes. Realiza aportes a la geología en un nuevo paradigma, un paradigma que no existía cuando Rusconi logró las colecciones, lo cual con la tectónicas de placas cambia esta visión de los materiales. Todo eso que Rusconi acumuló durante años pasa a tener un nuevo significado, por ejemplo, las colecciones de trilobites, tiene un gran parecido el de Mendoza con el Cámbrico de Norteamérica, por ejemplo”.

Con respecto al uso de nuevas herramientas, dijo: “El paleontólogo, a pesar de las nuevas tecnologías, sigue siendo muy conservador y se apoya con dibujos y por supuesto se ha avanzado con la fotografía. La fotografía digital ha contribuido a graficar el contenido de la ilustración científica. Todavía se sigue utilizando la fotografía en blanco y negro, porque de esa manera se transmite mejor el contraste y las características morfológicas del material con que se ilustra. Esto está contribuyendo a mejorar la calidad de la información. Hay mucho por hacer, estamos haciendo lo mejor posible pero estas colecciones del Moyano tienen un potencial enorme”, finalizó el destacado investigador.  

¿Qué son los trilobites?

Los trilobites son una clase de artrópodos extintos. Son los fósiles más característicos de la era Paleozoica. Es un invertebrado marino prehistórico de cuerpo aplanado, con un caparazón articulado formado por tres lóbulos y recorrido a lo largo por dos surcos. Vivió durante el Paleozoico, en vertientes y plataformas alrededor de los márgenes continentales y en mares poco profundos.

Son de gran importancia en bioestratigrafía y en la investigación de la tectónica de placas. Debido a su compleja morfología y rápida diversificación, han servido para medir la velocidad a la que se produjo la formación de especies durante la llamada Explosión del Cámbrico.

Carlos Rusconi, investigador apasionado y director de Museo Moyano

Carlos Rusconi nació el 2 de noviembre de 1898 en la ciudad de Buenos Aires, y falleció en Mendoza el 22 de febrero de 1969. Fue director del Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas Juan Cornelio Moyano, cargo que ejerció durante más de 31 años, hasta su renuncia, el 19 de julio de 1968.

En ese mismo año, Rusconi donó al Museo de Mendoza su colección particular, reunida durante las excursiones realizadas en Buenos Aires. Estaba constituida por unas 150 piezas, consistentes en restos fósiles de mamíferos y vegetales, ejemplares marinos, restos arqueológicos y diversas publicaciones, todas de su autoría.

En 1937, realizó los primeros viajes por el valle de Uspallata, para investigar los yacimientos arqueológicos y antropológicos que allí existían; como también estudiar la vieja Ciudadela de Ranchillos. A partir de entonces, efectuaron con el profesor Manuel Tellechea numerosas excursiones a Paramillos de Uspallata, donde colectaron gran cantidad de fósiles del Triásico (invertebrados, vertebrados y vegetales), que sirvieron de base posteriormente para importantes publicaciones sobre la zona. En 1945 descubrió, por primera vez en Mendoza, trilobites y otros organismos fósiles del Cámbrico Medio; como también graptolites del Ordovícico.

Por otra parte, publicó más de cuatrocientos artículos, en más de setenta y cinco revistas científicas de Argentina y del extranjero: Uruguay, Chile, Brasil, Perú, Colombia, Estados Unidos, Francia, Portugal y otros países.

Realizó más de 760 excursiones, unas 400 desde la provincia de Mendoza. Como fruto de estos viajes se reunieron más de 50.000 piezas, entre las que destacan las arqueológicas, antropológicas y paleontológicas; entre ellas, 547 tipos. Este material – coleccionado personalmente por el investigador – está debidamente documentado y fue destinado al repositorio del Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas Juan Cornelio Moyano, de Mendoza.

Te puede interesar