La acordeonista Sidorova lleva a Piazzolla al festejo televisado del Concierto de París

ESPECTÁCULOS 13 de julio de 2021 Por Télam
Eligió “Libertango”, pieza que incluyó en su disco "Piazzolla Reflections”, publicado en febrero y dedicado al artista argentino.
60ecb3d256402_1004x565

La prestigiosa acordeonista letona Ksenija Sidorova eligió ejecutar “Libertango”, pieza que incluyó en su disco "Piazzolla Reflections”, publicado en febrero y dedicado al artista argentino en el centenario de su nacimiento, para su participación del próximo miércoles en el Concierto de París que celebra la toma de la Bastilla y que la señal de cable Film & Arts transmitirá en directo desde las 16.15.

“La música de Piazzolla se vincula con cierta melancolía y una fuerza muy parecida a la de compositores rusos como Serguéi Rajmáninov (1873-1943) y Dmitri Shostakóvich (1906-1975), que a mí me gusta tocar a mi manera”, apunta Sidorova durante una charla con Télam.

Esa zona entre las músicas populares y académicas es la que la artista nacida hace 33 años en Riga, Letonia, transita con su acordeón y repasa en diálogo desde España, país en el que vive desde hace cuatro años y al que llegó sin conocer el idioma (“que aprendí viendo Netflix”, asegura entre risas).

Y por ello y con la experiencia de "Piazzolla Reflections” como referencia de esas búsquedas, Ksenija llegará el miércoles al festejo por los 132 años de la toma de la Bastilla donde confluirá con la Orquesta Nacional de Francia al pie de la Torre Eiffel

Dirigida por Simone Young y acompañada por el Coro de Radio France, la orquesta recibirá a reconocidos solistas como la soprano Pretty Yende, el tenor Piotr Beczała, el violinista Renaud Capuçon, la mezzosoprano Clementine Margaine y el trompetista Ibrahim Maalou.

60ecb3d24c4b8_1004x565

Sidorova aprendió a tocar el acordeón siendo niña en los veranos que compartía con su abuela en Rusia y luego estudió bajo la guía de Marija Gasele para luego devenir en una premiada licenciatura y posgrado en la Royal Academy of Music estudiando con Owen Murray en Londres.

En mayo de 2012 se convirtió en la primera ganadora del Premio Internacional de la Fundación Bryn Terfel, y en octubre de 2015 apareció en el Royal Albert Hall como parte de las celebraciones de su 50 cumpleaños junto a Sting. Recibió la Beca Musical Martin de la Philharmonia Orchestra y el Premio Friends of the Philharmonia, así como la Medalla de Plata Worshipful Company of Musicians.

El repertorio de la artista abarca a Johann Sebastian Bach, Astor Piazzolla, Efrem Podgaits, Václav Trojan, Erkki-Sven Tüür y George Bizet, pasando por nuevos conciertos compuestos especialmente para ella, además de proyectos de cámara, todas facetas que la han unido con las formaciones más relevantes y las batutas de Paavo Järvi, Thomas Hengelbrock, Vasily Petrenko, Kristjan Järvi, Michał Nesterowicz y Jan Willem de Vriend, entre otras.

Télam: ¿Por qué decidiste incluir “Libertango” en esta presentación de alcance planetario?

Ksenija Sidorova: Es una oportunidad espectacular de ser parte de unos de los conciertos más famoso del mundo y allí tocar una obra muy famosa para músicos clásicos y no clásicos que es muy especial para mí y por eso también la incluí en mi disco que salió en febrero de este año.

T: ¿Cuándo nace tu decisión de hacer un disco íntegramente dedicado a la obra de Piazzolla?

KS: Siempre he tenido una relación con este tipo de música y desde hace 10 años quise hacer un disco pero nunca era un buen momento y el año pasado, en medio de todo lo que generó la pandemia, se dio la posibilidad de hacerlo sumando a algo que ya tenía grabado que es el “Concierto para bandoneón Aconcagua” , porque cuando tienes un plan, estos sueños se pueden realizar.

T: ¿Cómo se lleva el bandoneón desde que el Piazzolla encarnó su música con el acordeón que ejecutás vos?

KS: Son dos instrumentos muy parecidos, vienen de la misma familia de instrumento de fuelle aunque hay cosas diferentes entre ellos porque tienen un acento diferente. Pero yo intento no pensar en esto mucho porque no quiero hacer como un espejo entre ambos y quiero dar algo nuevo a sus obras porque no tiene sentido imitar a otro instrumento.

T: ¿Cómo te manejás en esa brumosa divisoria entre la música popular y la académica?

KS: La relación entre el folclore que aprendí desde el principio siempre me ayuda porque hay música como la de Bach que también tiene algo de folclore y tiene un acento, una danza y eso requiere hacerlo diferente y no pensar solamente en música clásica, así que esos dos idiomas me ayudan mucho. Me encanta hacer música sin fronteras entre estilos y por ello he tocado con músicos de pop, clásicos, de jazz y siempre se puede hacer. No hay que elegir un estilo y es mucho más interesante vivir así aunque algunas veces tienes miedos. Hace dos años tuve un programa en la TV alemana con músicos que no leían partituras y tuve que explicarles una obra de música clásica a partir de tocar, pero el resultado fue muy bueno.

T: ¿Cuál es el papel que puede desplegar el acordeón dentro de la música clásica?

KS: La cara clásica del acordeón sale mejor en obra nueva porque en este instrumento se puede tocar todo tipo de música pero lo que sale mejor es música contemporánea y me gusta explorar en lo nuevo y ese es un gran trabajo que estamos haciendo. Por ejemplo, en marzo de 2019 estrené obra de la compositora argentina Claudia Montero (“Concierto para acordeón y orquesta Vientos del Sur”) y tengo que hacer otra parte de ese programa el año próximo en Alemania. Así que estoy por la obra nueva, siempre. 

Te puede interesar